Fundación Cinco Palabras

logo fundación 5 palabras

CINCO PALABRAS DE RAFAEL LOBETO LOBO

El secretario general de la Fundación Cousteau “Unión de los Océanos”, es también fundador y Presidente de Corporación marítima LL, Lobeto Lobo desde 1995 hasta la actualidad.
Ex Director General de la Marina Mercante, este asturiano ha dedicado su vida al mar, luchando desde los inicios de su carrera por la defensa de la vida humana en la mar. Es considerado el padre del actual sistema de salvamento marítimo y de la administración marítima civil española, a través de su crucial papel en la creación (y también presidencia) de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima –SASEMAR-, por medio de la Ley 27/1992, de 24 de noviembre, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.
Es autor del Libro “Salvamento Marítimo. Mar y vida en España”.

Amaia Romero Arbizu

Pamplona, 3 de enero de 1999. Conocida como Amaia, es cantante, pianista, compositora y actriz.

Su vocación artística fue temprana, haciendo estudios de piano además de formarse en ballet clásico y baile flamenco. En 2010, con solo 11 años, participó en el talent show infantil Cántame una canción, y en 2012 entró en la primera edición del concurso El número uno, tras interpretar el tema «Here Comes the Sun» con su ukelele.
Se dio a conocer al gran público tras ganar la 9ª edición de Operación Triunfo (2017-18), y en 2018 representó a España en el Festival de Eurovisión junto a Alfred García.
En 2019 actúo en la 33.ª edición de los Premios Goya, interpretando junto a Rozalén y Judit Neddermann una mezcla de los cuatro temas nominados en la categoría de «Mejor canción original». También fue la encargada de entregar el premio de esta misma categoría.
Cinco palabras Marzo 2024
Cinco palabras Marzo 2024
En 2020 Amaia repitió en los Premios Goya interpretando la «Canción de Marisol» en el homenaje a la artista Pepa Flores.

Entre 2020 y 2022 apareció en varios documentales y realizó un cameo en la serie de Netflix Paquita Salas, pero no descubrió su faceta de actriz hasta 2023, cuando interpretó el papel de Cecilia en la celebrada serie La Mesías. Esta actuación le valió una nominación a los Premios Feroz 2024 a la mejor actriz de reparto.

Ha publicado tres álbumes: un recopilatorio en 2018, Sus Canciones (Operación Triunfo 2017) y dos de estudio, «Pero no pasa nada» (2019) y «Cuando no sé quién soy» (2022).

Premios:

2018 Cosmo Awards, en la categoría Girl Gang, junto con Aitana, Ana Guerra y Miriam Rodríguez.
2019 Premio Enderrock a la mejor canción de autor, por «Et vull veure» interpretada junto a Alfred García.
2021 Premio MIN en la categoría “Grabación de Músicas Urbanas” por «El Encuentro», junto a Alizzz
2023 Premio Odeón a la Mejor Canción Alternativa por «Así Bailaba» , con Rigoberta Bandini.

Las Cinco Palabras del mes de Abril de Rafael Lobeto Lobo son ...

¡Gracias Rafael por darnos tus Cinco Palabras!

Escribe tu relato solidario siguiendo las siguientes normas:

1. Extensión máxima 100 palabras. 

2. No se cambiará la posición de las palabras.

3. No se modificará el género ni el número de las palabras proporcionadas.

* Se eliminarán los relatos que no cumplan las normas.

NOTA: Nos reservamos el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector.

1. Incluir las cinco palabras publicadas semanalmente a través de la web – manteniendo el orden en que se han ofrecido – sin modificar género ni número

2. Extensión máxima: 100 palabras

3. Idioma: español

Este juego literario ha sido una herramienta para dar difusión, no solo a los propios escritores y sus relatos, sino también a las causas mensuales con las que la Asociación ha estado colaborando. En marzo de 2023 la Asociación Cinco Palabras se transforma en la Fundación Five Words, que pretende dar continuidad a la labor realizada por la Asociación en sus 10 años de vida, manteniendo su Misión de “Hacer un mundo más digno a través del Arte”. En coherencia con este objetivo, la Fundación Five Words (en adelante, la Fundación) pone en marcha este concurso de microrrelatos, para fomentar la escritura y promocionar a los escritores que, a su vez, con sus relatos, ayudarán a la difusión de las causas solidarias mensuales de la Fundación. El Concurso mantendrá las reglas del juego literario antes detalladas y constará de dos fases: mensual y final. La primera edición de este Concurso dará comienzo el día 1 de abril de 2023 y finalizará a las 23.59 horas del 29 de febrero de 2024 (hora peninsular española). El premio está dotado con 5000 euros, distribuidos de la siguiente forma: 

¿Quieres que tu relato solidario participe en nuestro concurso?

2.000 € en metálico

para el ganador

3.000€ para una causa solidaria

que el ganador elija​

Consulta aquí los finalistas de meses anteriores

47 comentarios en “CINCO PALABRAS DE RAFAEL LOBETO LOBO”

  1. INMACULADA JIMÉNEZ CAMPOS

    Título: Amargo Reflejo.

    El agua era VIDA para ella. Daba igual que fuera un rio, un lago, el MAR o los OCÉANOS. Siempre plasmaba con su cámara el ARTE y la belleza que la naturaleza exhibía de una manera espontánea y sencilla. Y era eso precisamente lo que le maravillaba, su simpleza y grandiosidad al mismo tiempo. La fotografía era su mayor pasión. Aquel día captó la llegada de una lancha de SALVAMENTO con inmigrantes que, llevados por la desesperación, abandonaron su país, sus gentes y subieron a una patera huyendo del hambre, buscando un futuro mejor sin certeza alguna de encontrarlo.

  2. Título: Alfarera del Sal.

    Ella era mi vida , una de las cosas que mas le gustaba hacer era acomodarse y mirar el mar , solía hablar de la inmensidad de los océanos , le encantaba que las olas rociasen su salitre sin importarle.
    Después se sentaba en su torno de alfarero y dejaba volar su imaginación , muchos decían que era un arte mientras que yo pensaba que era solo veía tristeza y ansiedad. El barro era su salvamento era lo que le empujaba a salir adelante y lo que le devolvía su sonrisa .

  3. En esta vida hay momentos que desearíamos que fuesen como el mar. Momentos en los que vemos el principio pero que nos encantaría que no tuviesen nunca un final.
    Quizás ante este concepto nos imaginemos frente a los océanos más infinitos, pudiéndose reflejar en ellos cada uno de nuestros anhelos y momentos felices, momentos que guarda nuestra mente en lo más profundo. Tan profundo como esos océanos que tenemos ante nuestros ojos.
    Qué complejo el arte de imaginar, de lograr un salvamento para esos pensamientos felices más profundos.

  4. La vida me regalo una persona importante (mi padre) que por circunstancias de este mundo se me la llevo el mar que por desgracia nunca encontraron su cuerpo.
    Después de 20 años me sigo acordando de lo que dura es esta vida porque los océanos son grandes y largos y no se sabe donde te puede llevar.
    Esa persona especial para mi tenía el arte para todo, y el fue es y será mi salvamento toda mi vida.
    Gracias por todo

  5. En la vida pocas cosas son tan bonitas como el mar o los océanos. Son indescriptibles la calma y la serenidad que transmiten, así como también puede transportarte a un estado de revuelto interno por lo cambiante que pueden ser sus estados. La visión de este estado de la naturaleza puede ser el salvamento para muchas personas.

  6. Quizás la vida sea dolor, pero el amor siempre aflorará, como las olas en el mar.
    Quizás los océanos nos transmiten tranquilidad y gotas de arte, como si habláramos de acuarelas goteando en el lienzo.
    Quizás esta nueva forma de ver la realidad sea una de las maneras más maravillosas de no olvidar nuestra creatividad y potenciar el salvamento de la cultura.
    ¡Viva la curiosidad!

  7. A muchos de nosotros nos ha entusiasmado alguna vez en la vida situarnos a la orilla del mar para contemplar sus cautivadoras olas. Nos hace pensar en los océanos que abarcan nuestro planeta entero y en lo insignificantes que somos comparados con ellos. Con mayor razón teniendo presente que el agua cubre el 70% de la Tierra. Todo esto nos ayuda a entender que la naturaleza es un verdadero arte. No obstante conviene recordar la importancia de que seamos precavidos en este caso y tomemos las recomendaciones de seguridad de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima en todo momento.

  8. ÚLTIMO REFUGIO
    Conocían las consecuencias de sus actos y sabían, con certeza, que pasarían su vida en el mar, pero no imaginaban experimentarlo tan pronto. Las predicciones se cumplieron, el planeta fue envuelto por nuevos océanos embravecidos. La tierra desapareció; únicamente los más afortunados lograron subirse a bordo de una de las escasas embarcaciones seguras que se construyeron a tiempo. Pocos dominaban el arte de la navegación; la tripulación estaba en sus manos. Tras cincuenta y cuatro años a la deriva, otearon, en el horizonte, una isla de plástico flotando. La basura que les obligó a partir se convirtió en su salvamento.

  9. Marga García Calvo

    En aquel pueblito la VIDA transcurre tranquila.
    Todas las tardes,con su caballete al hombro, baja a pintar a la orilla del MAR.
    Le gusta pintar OCEANOS, desiertos, bosques y todo lo que la Naturaleza le ofrece.
    Cuelga sus pinturas en las paredes de casa y se siente muy orgulloso, aunque su ARTE no es apreciado por la familia.
    Hay una imagen, que plasmó en un lienzo, de un barco de SALVAMENTO rescatando una patera en un mar embravecido.
    Jamás olvidará los gritos de terror y las caras de desesperación de aquellos seres humanos,condenados a morir,cuando venían huyendo de la muerte.

  10. HASTA EL FONDO
    Sabe que la VIDA empezó a abrirse paso en el MAR, ya que el agua es condición necesaria para su existencia. Tan profundo como los OCÉANOS es su amor por el ARTE de dibujar palabras, aunque le duela describir el horror que se divisa en las aguas donde habitan miles de especies amenazadas por una especie, tan depredadora, que incluso le resta valor al SALVAMENTO de sus propios miembros según sea su color de piel.

  11. Miguel Angel Zarzuela Ramírez

    EL ASTRONAUTA Y LA BELLEZA

    En la vida hubiera podido imaginar la belleza de un mar de océanos como el que se mostraba ante mí. Pensé se trataba de alguna forma sublime de arte, inimaginable en mi planeta. Todo lo que me rodeaba era extraño, bello, irreal, inexplicable. Incompartible.

    Y cuando recibí el mensaje de que la nave de salvamento llegaría muy pronto, salté y me sumergí.

  12. Nelson Acevedo Betancourt

    Sin rencores
    Se va la vida, el mar está a punto de tragárselos. La embarcación hace agua, se va de costado. Con su poder de ecolocalización y sus finos pulsos, el rey de los océanos capta un débil llamado.
    Servicial e inteligente agitando su hocico y tirando silbidos, alerta la súplica. De aletas ágiles, de aerodinámico y bien adaptado cuerpo, el cetáceo aligera su arte de rasante nado. A pesar de la caza indiscriminada, el presto delfín no guarda revanchas. El salvamento llegó a tiempo.

  13. Jorge Juan Codina Ripoll

    Cuento báltico

    —¡Llamadme mamá! —dice a las crías—, que para algo os di la vida y os amamanté. Entretanto, no abandonaré esta roca ni me zambulliré en la mar.
    Los diminutos delfines, desorientados, buscan guía en el abuelo, Rey de los Océanos.
    —¿Vuestro padre, otra vez? —protesta el anciano.
    La primera metamorfosis del príncipe fue de macho a hembra; después, apareció el torso de mujer: hermosa obra de arte; al enamorarse del escritorzuelo, Hans Christian, desarrolló piernas y fingió ahogarse para que lo reanimara durante el salvamento.
    —Llamadlo mamá, ¡venga! O la brisa lo resecará y acabará convertido en bronce.

  14. Mariana Martínez Pallarés

    Cediendo el timón
    Toda una vida en el mar, lanzando cabos, surcando los océanos para mostrar el arte del cambio como única vía de salvamento y es, ahora, tras la tormenta, varado en el Puerto de Los Recuerdos, cuando me ahogo entre inconmensurables lágrimas de dicha por el deber cumplido.

  15. A LA VANGUARDIA DEL ARTE
    El cuadro cobró vida. Las olas comenzaron a estallar en el mar. Chocaban contra el cristal en salvaje movimiento. Como si quisiesen escapar hacia insondables océanos lejanos, dejar de ser solo una obra de arte, rebelarse a su destino. La lancha de salvamento, al fondo, fue empujada furiosamente por ellas, hasta impactar contra unas rocas a su izquierda. Se vio bajar a duras penas a sus dos tripulantes, y perderse en lo invisible. Los visitantes de la galería de realidad virtual quedaron conmocionados. “¡Id a salvarlos!”, gritó uno. “Tranquilo, no se han ahogado”, masculló otro. El cuadro seguía allí, inerte.

  16. Diego Antonio Mendoza Malaver

    Condena y salvamento

    La vida se le había ido tan cerca del mar, contemplando aquel arte ignoto que representaban los súbitos bamboleos de los océanos. No recordaba casi nada más. Desde que abrió los ojos, desde que oyó por primera vez, siempre algún rastro del infinito piélago estaba ya junto a él, acurrucándolo, como si quisiera revelarle, en su recóndito lenguaje de murmullos, chapoteos y misterios, que le tenía algo reservado.
    Una mañana, al despertar, encontró a su padre ahogado en la playa.
    Él, sin molestarse demasiado, comprendió que, a veces, el mar puede ser salvamento, y a veces, también, condena.

  17. EL CORAZÓN DEL MAR
    ¡Vida!, dentro del mar, de los océanos… un maravilloso mundo oculto en sus profundidades, repleto de infinito arte en las que en ocasiones, se revela y nos permite deleitarnos con su gran belleza.
    Tiene tanto dolor, que nos grita golpeando con ferocidad, demostrando al mundo de lo que es capaz.
    Tiene tanto amor, que llama nuestra atención con insólitos sucesos que nos dejan absortos ante tal sublimidad.
    Implacable aunque tolerante, permite navegar entre sus aguas sin distinguir raza, sexo o religión, permitiendo en muchos momentos que salvamento haga su labor.
    Porque a pesar de tanto daño no nos guarda rencor.

  18. LA FELICIDAD DE SOÑAR
    Sueño con ser feliz algún día, que mi rutina de vida sea estar en la playa, tomando sol a orillas del mar, mirando lo inmenso que son los océanos, saboreando un agua de coco y sintiendo una brisa exquisita con olor de azufre, mariscos y algas. Sueño con momentos en los que puedo estar a solas, concentrándome para hacer arte, y dedicarme a escribir el siguiente capítulo de mi novela de ciencia ficción, que trata de un salvamento, para seres de otro planeta, que están sufriendo en un naufragio.

  19. MAMADÚ

    Al partir, miedo por morir. Ignoraba el tipo de vida que le esperaba. Aun así, consiguió el dinero para la mafia a cambio de aventurarse en el mar y cumplir el sueño de un futuro inalcanzable, deambulando por océanos como un barquito de papel.
    Pero nadie regala nada por amor al arte, menos a unas pobres almas candidatas a habitar las profundidades marinas. Salvamento marítimo lo rescató junto a otros tantos “ilusionados decepcionados”.
    Y al llegar, miedo por vivir. Mamadú lo pudo contar; a él lo iluminó una estrella, a otros cientos… no.

  20. Una ballena quería ser mujer
    ―Quisiera ser mujer ―dijo la ballena.
    ―¿No estás conforme con tu vida en el mar? ―preguntó un delfín.
    ―Me aburren los océanos… ¡Quiero amor y pasión!
    ―¿Andas enamorada de algún pescador?
    ―De un pintor que crea su arte en la orilla.
    ―¡No tienes la figura ni la voz de una sirena! ―Se rieron las anguilas.
    Abandonó su manada en busca de amor y terminó encallada en la arena.
    El salvamento fracasó ante la mirada impotente del artista, quien había retratado al hermoso cetáceo cuando ella, seductora, saltaba y golpeaba el agua con la cola, salpicándolo con espuma.

  21. El delfín insatisfecho
    ―Quisiera ser humano ―dijo un joven delfín.
    ―¿No estás satisfecho con tu vida en el mar? ―preguntó un viejo cetáceo.
    ―Me aburre surcar los océanos sin la facultad para transformarlos. Siempre lo mismo… un horizonte azul. Dicen que los humanos crean arte y nuevas realidades e ¡inventan cosas extraordinarias!
    ―Es un poder de doble filo. El hombre también destruye y hoy su imperio está en ruinas.
    ―¡Qué poder más inútil! ¿No tiene salvamento?
    ―Si lograra estar más satisfecho, quizás.
    El delfín olvidó su deseo contemplando el espectáculo de colores, sonidos y movimiento que se abría a su paso.

  22. El autobús

    Mi vida transcurría en un mar de dudas, navegando en océanos de palabras malditas que me impidieron conocer el arte del buen amor. La maldición parecía haberse transmitido por línea materna: de mi abuela a mi madre y de ella a mí. Me preguntaba a diario si no habría alguna pócima que rompiera el hechizo, aquel mal de ojo que se sucedía en el tiempo, generación tras generación. El salvamento llegó el día que decidí subirme a aquel autobús que me llevaría a ninguna parte. Y nunca más volví a mirar atrás.

  23. OBJETIVO CONSEGUIDO
    ¡Vuelve con vida! Gritaste antes de separarnos la ola que me alejó de ti. Pues ahí estaba yo: Solo en mi aventura frente al mar y dispuesto a surcar océanos para devolveros una vida mejor. Sufrí tempestades; temí por mi vida; pasé hambre y frío y lloré al cielo estrellado, pero siempre recordé lo que me decía mi abuela de pequeño: ¡Tienes mucho arte! Tiré de habilidades para sobrevivir sobre unas tablas, hasta que por fin apareció salvamento para rescatarme. Cuando recibas esta carta y los billetes, embarca con el niño y venid. He creado un hogar maravilloso para nosotros.

  24. MAR
    Sabía que la solución a una vida mejor estaba en el mar. Se aprendió el nombre de los océanos, todos eran inmensos como sus ganas de saber nadar. Su pueblo no tenía ni piscina, por eso, hundía la cabeza en el agua enjabonada de la bañera, moviendo brazos y piernas. Su madre se enfadaba porque dejaba el suelo lleno de agua y le decía que tenía nadando menos arte que un mosquito. Pero él no se rendía, sabía que el salvamento para la pobreza tenía un camino líquido y salado por el que sin duda debía transitar.

  25. Rafael Blasco López

    Cambio de rumbo
    Había entregado su vida a cambio de dinero y ambición, pero las olas del mar de la verdad devolvieron a su costa las traiciones cometidas en pos de la avaricia. Echó la vista atrás: cientos de víctimas permanecían en los océanos navegados durante su trayecto. La vergüenza salió a flote desde lo más profundo de su interior, una lágrima surcó su rostro. Agotado por la tormenta de sus emociones, giró de manera brusca el timón de sus sentimientos, lanzó el ancla junto a una isla llamada arte y comenzó el salvamento de su alma.

  26. Estimados escritores solidarios:
    Este mes de abril ha comenzado el II Concurso de Microrrelatos Cinco Palabras, que finalizará el 15 de marzo de 2025. Para facilitar la participación hemos cambiado un poco el procedimiento. Por favor leed las nuevas Bases del Concurso.
    Gracias a todos por publicar vuestros relatos.

  27. Perderse
    El viernes fui de compras buscando ese tipo de palabras que pueden comprimir la vida para que entre en un microrrelato. La primera que encontré, mar, con solo tres letras, inundaba tus ojos, y la segunda, océanos, con siete, las tres cuartas partes del planeta. Entusiasmado, seguí pateando galerías de arte y outlets, pero ya solo apareció un catálogo de faros muy completo que abarcaba desde el Rojo Mayor de Islandia al San Juan de Salvamento. Me quedé las palabras sueltas y tiré el catálogo a una papelera para perderme tranquilamente entre tu niebla mientras volvía a casa.

  28. EN LAS PROFUNDIDADES
    La vida en el mar no es fácil. Luchará hasta la saciedad, conquistando mil océanos para sobrevivir.
    A lo lejos, su escuadrón divisa un buque cargado de obras de arte a la deriva, herido de muerte en su proa. El equipo de salvamento está por llegar, y si naufraga, estarán meses husmeando en las profundidades.
    Como auténticas titanes, ella y su grupo de guerreras la destrozan, aguardando pacientes las suculentas presas.
    Así, bocado a bocado, con cada buzo, ella y su horda asegurarán sustento para tres generaciones, una buena cosecha de valientes y aguerridas pirañas.

  29. Estrella

    Cuenta la leyenda que, desde hace siglos, habita entre nosotros una mujer, Estrella, que dedica su vida a cuidar del mar.
    Cada día, patrulla los océanos (algunos dicen que nadando, otros incluso la han visto volar), cura animales heridos, limpia playas y remolca barcos encallados. Así, por puro amor al arte, Estrella ofrece esperanza al náufrago, consejo al marinero extraviado y salvamento a cualquiera que lo necesite. Hasta que, extenuada, se hunde, convirtiéndose en estrella.
    Pero también dicen que, cada anochecer, pide a cinco peces voladores que la eleven hasta el cielo. Y, desde allí, sigue guiando a los barcos.

  30. DESAFÍO

    Lleva toda una vida dedicada al mar y sueña que un día navegará por los océanos que, siendo niño, observaba con pasión en los mapas colgados en su clase. Aún recuerda los nombres de algunas islas perdidas en medio de la nada, donde le gustaría arribar con su pequeño barco y compartir su arte de la pesca con los lugareños. No tiene miedo a emprender esa aventura, lleva tiempo acumulando experiencia y el mejor equipo de salvamento. Solo tiene que dar el pistoletazo de salida.

  31. INHIBICIÓN
    Tras la jubilación decidieron cambiar de vida, trasladándose a un pueblecito junto al mar. Ella era aficionada a la pintura y los océanos siempre la habían inspirado para expresar su arte. Con el caballete desplegado en una colina, una tarde vieron aproximarse una balsa con una veintena de ocupantes. Repentinamente, la precaria embarcación comenzó a hundirse entre gritos implorando socorro. Aunque ambos eran excelentes andadores, carecían de nociones de salvamento. Recordaron entonces historias de náufragos que, por no saber nadar, en su desesperación habían arrastrado a la muerte a sus rescatadores. Y se alejaron a toda prisa del lugar.

  32. Javier Vallejo González

    LA SOPA FINAL
    La vida surgió en el mar. Los océanos hicieron que el planeta azul se hiciera verde. Como en el arte, la vida cambia; como los colores al mezclarlos en una paleta. El planeta está cambiando, cada vez es más azul y menos verde. ¿Será nuestra culpa? ¿Será nuestro destino desaparecer por el mismo lugar por el que surgimos? ¿Acudirá alguien a nuestro salvamento en la Tierra? ¿O ni siquiera habrá nadie más allá que nos asegure nuestra salvación en el cielo? Nunca lo sabremos, nunca nos pasará a nosotros. Pagarán por nosotros las generaciones futuras sin futuro.

  33. Título: Café selenita

    Toda su vida maravillado por las hazañas de la exploración espacial. Admirador de héroes como Neil Amstrong, que en el Mar de la Tranquiliad inmortalizó su huella siglos atrás. Y ahora, estando allí mismo, en lugar de emoción sentía fascinación por cómo la humanidad convierte lo extraordinario en cotidiano. Un ameno viaje le permitió contemplar al mismo tiempo los océanos terrestres y la mítica bandera americana, mientras tomaba un café casi tan caro como el vuelo en un Starbucks selenita.
    Definitivamente, el ser humano domina el arte de profanar la naturaleza por puro capricho. No hay salvamento para la humanidad.

  34. DESEO DE MAR
    Su todavía joven VIDA había estado al lado y alrededor del MAR, oyendo en el muelle a los marineros contar sus experiencias a través de sus viajes por esos OCEANOS, que según contaban unas veces eran calmos y llenos de ARTE con sus albas y ocasos inigualables en belleza y otros eran llenos de peligro y muerte de la que a veces se habían librado gracias a SALVAMENTO Marítimo. Ya lo tenía decidido, se inscribió en la Escuela Naútica y la fragancia marina le llenó la sonrisa.

  35. CABALLITO DE MAR ENAMORADO

    Nadaba ignorante de lo que amenazaba mi VIDA hasta que tropecé con ella.

    Con la aurora de un nuevo día que cabalgaba iluminando los cielos reflejados en el MAR, danzamos hechizados, con los cuerpos enlazados en un cambiante arco iris de anillos chispeantes.

    Dominaba el ARTE delicado de la elocuencia cuando se expresaba en sus giros de cola y aleta. Así, comprendí el riesgo de extinción
    que rodeaba nuestra existencia. Me mostró OCÉANOS depredados por seres que se dicen humanos.

    Anclados en un brote de algas, la vi partir en una traidora red que confundimos con un grupo de SALVAMENTO.

  36. Ignacio Hormigo De la Puerta

    ES TAN ANCHA LA MAR

    Soñábamos con una vida mejor al otro lado de la mar. No sabíamos que fuera tan ancha ni todas las horas y los minutos de desesperación que cabían en siete días.
    Aisha, Ibrahim y Mamadou no sueñan ya con nosotros. Ahora pertenecen a los océanos, se mecen en sus corrientes submarinas, aprenden el arte de hacer brotar corales de sus cuerpos.
    Vemos aparecer un punto naranja en el horizonte. La lancha de Salvamento Marítimo se acerca. Una parte de nosotros será rescatada hoy, otra se quedará aquí para siempre, flotando entre las olas.

  37. MELANIA VIVÓ GARCÍA

    SIRENAS

    Pasó casi toda su vida en el mar, recorriendo los océanos, persiguiendo a marineros extraviados, enamorando a algún despistado que acababa preso de su belleza, su perfidia seductora y su arte musical.
    El destino de aquellos infortunados hombres podía ser cualquiera, desde malograrse contra las rocas de un acantilado, ahogarse intentando perseguir la sublimidad o acabar devorado por su dulce canto.
    Con el tiempo, todo cambió. Los navegantes no eran como antaño, las embarcaciones ni se asemejaban y para su desdicha, acabó pereciendo cuando salvamento marítimo creyó socorrerla del piélago.

  38. EL LATIDO DEL MAR

    Fuente y origen de vida
    en tus fecundas entrañas;
    aguas del mar, inmensos océanos,
    virtuosa inspiración del arte
    entre pinceladas azules
    y espumas de olas bravas.

    Hoy presiento tu latir enfermo
    asfixiado en basura y muerte.
    Trampas de plástico acechan sin rumbo.
    Negras guadañas esparcen su mal.

    El latido se torna más lento,
    angustioso y agónico,
    cuando el salvamento no llega
    hasta los desvencijados cayucos
    donde urge recobrar el aliento;
    el último aliento.

    Cubiertas de luto amanecen tus orillas;
    son las almas de aquellos
    que utilizados, vendidos y estafados,
    sin corazón ni decencia,
    en tu seno a morir los llevaron.

  39. Concha Mora Olmedo

    Amantes

    Una pequeña ola atrevida llegó a Tierra, que estaba llena de vida. Conoció, entonces, Tierra que su amante, Mar, ese ser gigantesco, le enviaba mensajes de amor. Había oído hablar de la gran belleza de los océanos, pero su amante era más sencillo y cálido.

    Fueron tantas las veces que Mar la visitó que, por obra de arte, se hizo más blanda y se volvió playa. Más expuesta estaba a los elementos y a los rayos de Sol, pero Mar siempre acudía a su salvamento, hasta que terminó por anegarla. Y Rayo y Sol no volvieron a hacerle daño.

  40. Ramón Roselló Ferrer

    Mi vida es el mar. Después de haber recorrido todos los océanos al servicio de la corona inglesa con patente de corso; ahora, está considerado un mal arte y debemos abandonar nuestro cometido o ser perseguidos hasta la muerte como vulgares forajidos.
    Ya no existe salvamento ni rendición ni redención. Mi vida es el mar y mi hogar, y aquí he de vivir.
    ¡Ron, ron, ron la botella de ron!

  41. Dolores Sanabria García

    ESPERANZA
    …Luego veo la vida bullir en este mar repleto de bancos de peces y corales. No quiero sentir la inmensidad de los océanos que nos separan a todas las criaturas. Llevo tatuado en la piel el arte de Amira, mi pequeña hermana. Y tengo el firme propósito de que llegue, intacto, el mensaje a su destino: tierra de frutos jugosos y leche fresca. Para que viva fuerte y sano el ser que llevo en mi vientre. Solo hay que esperar. Resistir viva, hecha un ovillo en este rinconcito de la patera, hasta que llegue el salvamento.

  42. Ausencia

    Tanta vida, tanta muerte. Todo un mar de sin razón y océanos de vacío. Sal en el corazón cuando cala el negro frío que duele, envuelve y revuelve. Es un arte recordar sonriendo a un ser querido, sin sufrir lamento eterno. Salvamento es el olvido.
    Va por ti amiga, hermana.

  43. María Laura Höchli

    Pensamiento
    Diferentes formas de vivir la vida en cada rincón del planeta. Del otro lado del mar o a varios kilómetros separados de los seres queridos.
    Escribo este corto mensaje que se elevará con la ayuda de la brisa y de los vientos y que llegará a algún destino atravesando los inmensos océanos.

    Lo importante es el arte personal con el que podamos enfrentar cada dia y disfrutarlo de la mejor manera posible, con cada acto, cada palabra. Y cuando la hora del ocaso se acerque caminando despacio, podamos encontrar el abrigo del salvamento para que nos mantenga protegidos y mansos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *